Make your own free website on Tripod.com

Botemos el TLC con Canadá para proteger a los paperos... de las papas fritas.
Melendez, 04-21-02

La ratificación del Tratado de Libre Comercio con Canadá está teniendo una seria oposición en la Asamblea Legislativa por parte de productores nacionales de papa, quienes dicen que el TLC busca lesionar a su sector y puede eventualmente sacarlos de su actividad.

Sumado a esto, el Partido Acción Ciudadana (PAC) hace unos días reveló una posición opuesta al TLC, basada precisamente en la queja de los productores de papa (comunicado oficial PAC, 19 de abril 2002). Según ellos, el TLC no debe ser aprobado hasta resolver la queja de los productores de papa.

En increíble que un partido presidido por un Master en Economía de la Universidad de Manchester, Inglaterra, sea capaz de promover algo tan extremadamente ridículo. Todas las quejas de los paperos se centran alrededor de que el TLC contempla la importación de papa prefrita, que es la papa que viene ya cortada y lista para freír. Ni siquiera es que se vayan a traer papas de Canadá, todo el pleito es que se van a traer papas prefritas de Canadá.

Lo cual resulta ridículo debido a que la papa prefrita es solo un pequeño componente del uso que se le da en el país a la papa. Acaso los costarricenses comemos papas fritas todos los días? En nuestra alimentación existen muchos usos para la papa, que no pueden ser reproducidos por la papa prefrita canadiense.

Adicionalmente las cadenas de comida rápida, que son fuertes consumidores de papa prefrita ya compran sus papas en el exterior. Pregunten a cualquier cadena de comidas rápidas, y van a ver que las papas que utilizan para freír son importadas, precisamente porque la papa prefrita no se produce en Costa Rica. Están oponiéndose a la entrada de un producto que normalmente no está disponible dentro del país.

Por otro lado, el imponer este tipo de restricciones a la papa prefrita lesiona los intereses del consumidor. La papa prefrita representa una interesante alternativa a la papa cruda, la cual debe llevar cierto procesamiento antes de utilizarse. El utilizar papa prefrita en los casos que lo ameriten involucra una reducción de tiempo y de costos de elaboración para el consumidor. Sin embargo al oponerse al TLC quieren prohibirnos esa posibilidad, simplemente para que un grupo minoritario de productores de papa se sienta feliz.

El TLC con Canadá no es solo un TLC para papa, sino que involucra muchos otros productos. El TLC sería un acuerdo que permitiría a los productos costarricenses tener acceso a un mercado de 30 millones de habitantes, un mercado casi siete veces más grande que el interno. El beneficio para los exportadores costarricenses sería significativo al ver el tamaño de su mercado ampliado. Igualmente para los consumidores les daría la ventaja de tener nuevos y mejores productos a precios más bajos que los actuales. El pretender que se deseche el TLC con Canadá para proteger a un grupo minoritario de productores de un segmento de su mercado que sería invadido es algo totalmente ilógico, y no tiene cabida si lo que se está buscando es defender los intereses de la mayoría de los costarricenses. [MM]


Página principal

Actualizado: 21 de abril del 2002
Ref: 04-21002 URL: http://lado-b.tripod.com
Lado B: una producción más de Conjured Rage Industries