Make your own free website on Tripod.com

Al fin y al cabo, la Revisión Técnica nos beneficia a todos

Es contradictorio que en Lado B nuestro lema sea la defensa del libre mercado, y que de repente salgamos apoyando un proceso de revisión técnica de un único operador?

Ciertamente pareciera contradictorio, que estamos volcándonos y promoviendo exactamente lo opuesto de lo que predicamos. Sin embargo, en este caso es admisible que exista un único operador, debido al proceso en cuestión.

Las estadísticas lo demuestran

Estudios del observatorio de calidad de aire de la Universidad Nacional han demostrado que en el centro de San José, y en muchas ciudades de nuestro país los niveles de contaminación gaseosa exceden límites seguros. Los gases tóxicos han llegado a duplicar o incluso triplicar los límites saludables de exposición para seres humanos.

Estos altos niveles de contaminación se deben principalmente a vehículos automotores que no cumplen con los requisitos de emisiones y funcionamiento. A nivel mundial, la flota vehicular particular realiza uno de los mayores aportes a la contaminación del aire que se presenta en las ciudades.

Se vuelve necesario, por lo tanto, tener un control estricto sobre los vehículos que circulan en nuestras calles, y regular sus niveles de emisión buscando minimizarlos de tal forma que el daño al ambiente, y a la salud pública, se reduzca. El no hacerlo significará serios problemas a mediano y largo plazo, que van desde un alto porcentaje de la fuerza laboral que desarrollará enfermedades respiratorias hasta la aceleración del efecto invernadero, con sus respectivas consecuencias sobre el clima y la respuesta de los fenómenos naturales asociados.

La farsa del Ecomarchamo

Hace algunos años se decidió tratar de controlar el problema de las emisiones mediante una certificación obligatoria de calidad para los vehículos, que se llamó Ecomarchamo. El gobierno decidió que el esquema ideal era un esquema donde cualquier taller que tuviera el equipo y el personal pudiera emitir un Ecomarchamo. Las consecuencias fueron desastrosas.

Hoy, circulan por nuestras calles vehículos tirando humo a chorros por sus escapes y contaminando el aire horriblemente, todos portando felizmente su etiqueta de Ecomarchamo aprobado. Como? Muy fácil: el gobierno autorizó a tantos talleres y ejerció tan poco control sobre ellos que todo el esquema se convirtió en una estafa para los costarricenses. La corrupción tomó a muchos talleres, quienes por "alguito extra" aprobaban el Ecomarchamo del vehículo. Incluso en muchos casos ni siquiera era por "alguito extra", sino que vehículo que pagara la revisión pasaba.

Cuando el gobierno quiso ponerlos en regla se dio cuenta del grave error que había cometido: tal era la cantidad de irregularidades en el proceso y la cantidad de talleres involucrados que abrir los procesos judiciales correspondientes se volvió imposible. El sistema que se descarriló se volvió incontrolable.

No es lo mejor, pero no hay otra opción

El esquema actual propuesto, donde RITEVE es la única empresa autorizada para realizar la revisión técnica y de emisiones no es el mejor sistema desde el punto de vista antimonopolístico, sin embargo en este momento no se ve ninguna otra opción que sea viable y que pueda llegar a funcionar.

Reduciendo a un operario único el proceso de revisión, el gobierno puede estar seguro de que se esté brindando el mismo servicio en todas las estaciones, y puede ejercer un pleno control sobre la empresa responsable. Si en algún momento se producen irregularidades, no hay que realizar una interminable búsqueda de los responsables: como solo RITEVE realiza la revisión, RITEVE es la responsable. La sanción se aplica a RITEVE y se acabó.

El número limitado de estaciones permite al gobierno realizar una mejor supervisión y control de los procesos, a diferencia del Ecomarchamo donde existía cualquier cantidad de talleres diferentes dispersados por todo el país.

ATICOS y la oposición deberían buscar vida

En vez de seguir de necios con su campaña de oposición, ATICOS, los taxistas y los diputados deberían dedicarse a otras cosas más importantes, como por ejemplo definir como se va a aprovechar la gran cantidad de vehículos que van a ingresar a los talleres de ATICOS a repararse para poder aprobar la revisión. Es una oportunidad dorada para los talleres, y sin embargo están todos viendo a ver como hacen para fastidiarle la vida al gobierno y que haga algo que simplemente no puede hacer.

Se presentaron recursos ante la Contraloría General de la República. La Contraloría los analizó y los rechazó.

Se presentaron recursos ante la Sala IV. La Sala IV los analizó y los rechazó.

Se presentaron recursos ante la Procuraduría. Y todos fueron rechazados.

Y aún así, aunque todos los cuerpos de la justicia habidos y por haber les hayan dicho que su protesta no tiene fundamento, siguen de necios con que quieren que se revoque el contrato de RITEVE, 3 días antes de iniciar la revisión técnica. Es una lástima decirlo, pero ATICOS ocupa sacarse la cabeza del trasero por 5 minutos y darse cuenta de que esta la perdieron. Ya la revisión está firme, ya el contrato está firmado, ya se les dijo por parte de 3 instituciones distintas que la protesta no tiene fundamento, ya Lado B les dijo que se sacaran la cabeza del trasero, que más quieren? Es tan difícil entender?

La revisión está aquí para quedarse. Acéptenlo y sigan con sus vidas.


Página principal

Actualizado: 12 de julio del 2002
Ref: 07-12001 URL: http://lado-b.tripod.com
Lado B: una producción más de Conjured Rage Industries