Make your own free website on Tripod.com

Por qué el ICE no funciona?

El ICE supuestamente es la maravilla de las telecomunicaciones en nuestro país. Es una institución "del pueblo" cuyo fin es servir al pueblo. Según la imagen publicitaria que dan, el ICE es todo un proveedor de telecomunicaciones, que le está haciendo buena competencia a los estándares internacionales de servicio.

Pero los costarricenses que a diario tratamos con el ICE vemos una realidad muy diferente. El ICE no resulta ser la maravilla que nos quieren hacer creer que es. Si queremos una línea telefónica tenemos que esperar semanas, e incluso meses y hasta años si resulta que "no hay pares". Si optamos mejor por una línea celular tenemos que esperar ocho meses para tenerla. Si queremos internet de alta capacidad, no está disponible todavía. Si llamamos a averías porque tenemos un problema con nuestra línea, nos topamos con una máquina, que nos dice en esencia "deje su teléfono y cuando nos dé la gana le revisamos la línea". Si ocupamos contratar algún servicio, primero resulta que en el teléfono de servicio al cliente (115) "todos nuestros operadores se encuentran ocupados", y si por casualidad topamos con algún operador disponible, resulta que nos manda a hacer toda una línea de trámites burocráticos para cumplir con el pedido más simple.

Qué está pasando? A dónde está esa institución de primera clase al servicio de todos los costarricenses? Son así las cosas en todos los países del mundo?

La realidad es que no. Las cosas son así aquí en Costa Rica, y si cruzamos las fronteras y nos vamos a Panamá o Nicaragua vamos a ver una realidad muy diferente. Nos vamos a topar con compañías telefónicas que dan un servicio rápido, eficiente y de muy alta calidad. El problema en Costa Rica resulta ser precisamente el ICE y su esquema, que no funciona para nada y que no concuerda para nada con los esquemas de funcionamiento internacionales para telecomunicaciones.

Por qué es que no funciona el ICE? Bueno, algunas razones son las siguientes:

  1. El ICE es una institución monopólica. El ICE funciona bajo un régimen de monopolio. Un monopolio es cuando una sola compañía es la que le brinda servicios a todos los clientes del mercado. No hay nadie más que brinde servicios telefónicos en Costa Rica, solo el ICE. Ante la ausencia de otros proveedores de servicio, el ICE no se ve obligado a mejorar continuamente, porque no hay nadie que le quite clientes. Las mejoras que realiza no responden a una amenaza de competencia, sino simplemente a pura necesidad. Lo peor es que el monopolio del ICE es legalmente respaldado: no es que el ICE sea el mejor competidor del mercado, es simplemente que la ley no permite que nadie más brinde servicios telefónicos. Puede haber una compañía privada que brinde más servicios, más rápido y a menor costo, y la ley no la deja venir a Costa Rica a servir a los costarricenses porque hay que proteger el poder absoluto del ICE. Injusto no?

  2. El ICE responde a las leyes del sector público. Como institución pública que es, el ICE debe regirse por la filosofía del sector público. Mientras que en el sector privado la regla general es "la ley dice que no se puede hacer y el resto es permitido" en el sector privado la regla es "la ley dice que se puede hacer y el resto es prohibido". Esto significa que para poder realizar compras de equipo y nueva tecnología debe recurrir a licitaciones complicadísimas, lidiar con las quejas de los perdedores de la licitación, y sobre todo someterse a la todapoderosa Contraloría General de la República. No es nada raro que el ICE tenga ya lista la compra de un nuevo equipo telefónico, y que de repente venga la Contraloría y eche todo abajo... como el ICE es institución pública, no puede hacer nada al respecto.

  3. El ICE es fuente de financiamiento para los políticos. Cuando se dice que el ICE es la "caja chica del Estado", no se está exagerando. El ICE en estos momentos financia muchos proyectos gubernamentales que no tienen que ver con telecomunicaciones ni electricidad, no porque quiera sino porque al ser estatal está obligado a hacerlo. El gobierno le quita al ICE continuamente fondos que deberían ser reinvertidos en expansión de capacidad y atención para usarlos en otro lado... y el ICE no puede decir nada, porque es público.

  4. El ICE se encuentra plagado por sindicatos. Montones de ellos... ANTTEC, FIT, ASDEICE (o algo así), la lista es interminable. Estos sindicatos tienen un solo objetivo en mente: defender los "derechos" de los trabajadores afiliados. Entre estos "derechos" resulta estar el derecho a no trabajar como se debe, el derecho a que no puedan ser despedidos si no sirven, el derecho a declararse en huelga cuando les dé la regalada gana, y una serie de derechos y privilegios que simplemente no deben existir en ninguna institución, pública o privada. Los sindicatos se dedican a meter ruido y distorsiones a los diferentes procesos de transformación del ICE, y terminan haciéndolas imposibles o extremadamente difíciles de realizar.

  5. El ICE no tiene propietarios. El hecho de que el ICE sea público no significa que sea del pueblo, significa que no es de nadie, salvo los que estén en su dirigencia. Al no ser de nadie, nadie puede reclamarle nada ni puede tomar acciones contra él. En una empresa privada hay propietarios que en caso de que la empresa comienze a fallar pueden tomar su dinero e irse de ahí. En el ICE no. Ningún costarricense, por más impuestos que pague y por más patriota que sea puede llegar, tomar su parte del ICE y cambiarla por otro bien que le sea más beneficioso. Por supuesto, como nadie puede decir "esto no sirve, me voy", el ICE no siente ninguna presión por dar un mejor servicio a los costarricenses.

  6. El ICE tiene que satisfacer a todo el mundo, todo el tiempo. Lo cual resulta completamente ilógico en una empresa, especialmente de telecomunicaciones. Si tengo una cubeta de pintura, puedo pintar una pared con ella. Si empiezo a hacer la capa de pintura más delgada, puedo pintar más. Si pongo una capa micrométrica de pintura sobre la pared, puedo pintar toda una casa. Claro, mi capa micrométrica va a verse horrible, pero pinté toda la casa.

    Lo mismo ocurre con el servicio telefónico. El ICE, como es una institución pública, tiene que aguantarse las necesidades de los 4 millones de costarricenses que viven en el territorio nacional. Eso significa que si hay cuatro gatos hermitaños en la montaña más alejada del área metropolitana que quieren un teléfono, el ICE tiene que darles un teléfono, y pasarle la factura al resto de los costarricenses. El ICE debe repartir sus limitados recursos entre todos los costarricenses, lo cual significa que a cada uno nos toca menos de todo, para que todos, incluso los que no necesitan para nada un servicio pero de todos modos lo quieren, puedan tener. Entonces al final los que realmente necesitan un servicio del ICE tienen que aguantarse un servicio a medias, para que aquellos que no lo necesitan para nada pero quieren tenerlo también puedan tenerlo. Un poco injusto no?

Ahí tienen 6 razones de peso por las que no sirve el ICE. Si buscan e investigan podrán encontrar muchas más. Pero, sin importar las razones, la conclusión es clara: el esquema monopólico del ICE no se justifica desde ningún punto de vista. Y no solo no se justifica, sino que continuamente nos demuestra esplendorosamente que no sirve para nada.


Volver a Telecomunicaciones
Actualizado: 1 de julio del 2001
URL: http://lado-b.tripod.com
Lado B: una producción más de Conjured Rage Industries