Make your own free website on Tripod.com

ICEtico puede meterse su cable eléctrico en el ...!

Ya es demasiada la majadería con el ICE y su monopolio. Hace más de un año los sindicatos y la Iglesia nos prometieron que después de "derrotado" el Combo Eléctrico todo iba a cambiar en el ICE. Nos prometieron un ICE despolitizado, eficiente y un cierre de la brecha existente entre demanda y oferta de servicios.

La realidad? Aquí estamos en el 2001 con las telecomunicaciones estancadas. Todavía tenemos que aguantar ocho meses para tener una línea celular (cuando en países vecinos se tiene en 15 minutos), tenemos que estarnos aguantando un servicio de Internet que no sirve para nada, una eterna fila de trámites burocráticos para hacer cualquier cosa, y un sistema de atención al cliente que básicamente tiene como filosofía "si ignoramos al cliente, talvez nos dejen de joder".

Esto no es posible ni debe ser permitido. Las telecomunicaciones son esenciales para el desarrollo de cualquier país que pretenda vivir en la era de la información (para los no-técnicos: en el mundo moderno) y no se puede permitir de ninguna manera que un país esté quedándose estancado en este campo. Es hora de que entendamos que si no cambiamos radicalmente nuestra política hacia el mercado de las telecomunicaciones Costa Rica va a ir quedándose cada vez más en el subdesarrollo.

El resto de los países del mundo se dieron cuenta de lo anterior hace mucho tiempo y optaron por abrir sus mercados de telecomunicaciones, o simplemente entregarlos a operadores que verdaderamente puedan correr la carrera por de la información. Pero en Costa Rica seguimos de necios con dejar que Papá Estado tenga todo en su poder, y nos inventamos las excusas más ilógicas de "bien social" y "desarrollo nacional" para evitar la reforma ante todo, sabiendo bien que lo que verdaderamente hacemos al apoyar al monopolio del ICE es estimular la desigualdad social y promover el estancamiento económico de nuestra Nación.

Las comunicaciones son de todos, y todos tenemos derecho a participar de ellas cuando y cómo queramos. El Estado debe respetar nuestro derecho a la libre elección y libre participación, y romper el monopolio estatal sobre las telecomunicaciones.

Información para todos

Página principal